7 maneras en que los apostadores deportivos pueden saber que están apostando demasiado

Antes de empezar a apostar con regularidad, hice una lista con algunas reglas básicas. Sabía que me gustaban las apuestas deportivas y que se me daban bastante bien. Pero también vi lo que las apuestas deportivas hacían a la gente que no podía controlarse.

Me dije a mí mismo que si alguna vez dejaba de seguir mis reglas básicas, dejaría de apostar. Todos estos años más tarde y todavía sigo algunos principios básicos.

No digo que haya sido perfecto en el camino porque la perfección es imposible cuando se trata de apuestas deportivas. Pero también sé que esas reglas me han ayudado a mantener la cabeza fuera del agua y evitar caer en los agujeros en los que pueden caer algunos apostadores.

Desgraciadamente, muchos nuevos apostadores no saben cómo ayudar a prevenir estos contratiempos. Muy pronto, pueden meterse en algunas situaciones desafortunadas y dejar que sus hábitos de juego se salgan de control.

La mayoría de las veces es posible reconocer algunas señales antes de que las cosas se salgan de control. Es importante que los jugadores inexpertos sepan a qué atenerse para evitar el desastre.

Aquí hay 7 formas en que los apostadores deportivos pueden saber que están apostando demasiado.

1.- Ver los deportes ya no es divertido

Con toda probabilidad, la mayoría de los apostantes deportivos eran simplemente aficionados al deporte. En algún momento, esa pasión se transforma en algo más y los aficionados se sienten obligados a empezar a apostar por los partidos que ven.

Esto es aún más frecuente ahora, ya que muchas de las principales ligas y equipos deportivos se están asociando con diferentes empresas de apuestas, sitios web e incluso casinos.

Además, nunca ha habido tanto contenido relacionado con las apuestas deportivas como ahora. Es seguro decir que la industria es fuerte y el público de las apuestas nunca ha sido tan grande.

Independientemente de cuándo o por qué se empezó a apostar, el amor por el juego es lo que une a la mayoría de los apostantes deportivos. A pesar de las pérdidas desafortunadas o de las malas rachas, ver los deportes debería seguir siendo agradable y entretenido.

Si ya no te diviertes viendo deportes, eso podría ser indicativo de un problema más profundo. Se supone que las apuestas deportivas son una actividad divertida para el jugador medio.

Es una buena manera de aumentar su apego al rendimiento de un equipo o a los resultados del juego. A veces los apostantes olvidan la razón por la que empezaron a apostar en primer lugar y dejan de divertirse. Cuando eso ocurre, vale la pena dar un paso atrás y examinar por qué es así.

Bajo ninguna circunstancia las apuestas deportivas deben hacer que pierdas tu amor por el juego.

2.- Pierdes el interés por tus equipos favoritos

En general, apostar por tus equipos favoritos no es una gran idea. Si te sientes obligado a apostar por el equipo local, puede que estés apostando con el corazón en lugar de con la cabeza. Pero, si apuestas en contra de tus equipos favoritos, entonces acabarás teniendo que animar en su contra.

En cualquier caso, es un escenario sin salida.

Sin embargo, algunas personas saben cómo y cuándo es aceptable apostar por los equipos que apoyan. Si puedes hacerlo con frecuencia y mantener un sólido porcentaje de victorias, entonces más poder para ti. Pero este tipo de apuestas puede crear una pendiente resbaladiza.

En algún momento ese porcentaje de victorias puede caer muy por debajo del 50%, y sus equipos favoritos pueden costarle dinero. Una vez más, no vale la pena perder tu conexión con tus equipos y jugadores favoritos.

Si no eres capaz de separar la emoción de las apuestas que haces, entonces no es inteligente apostar por tus equipos favoritos.

Relacionado: cómo ganar dinero con las apuestas deportivas

3.- Dejar de lado las responsabilidades para apostar

Desgraciadamente, para algunos jugadores llega un momento en que el juego cruza la línea que separa la afición de la obsesión. A menos que te ganes la vida apostando en los deportes, no debería ser tu objetivo principal.

Mira, entiendo que apostar en los deportes puede ser tentador, e incluso adictivo para algunos. Pero, si estás encogiendo las responsabilidades para apostar en los deportes, es posible que quieras frenar de golpe.

A menudo observo que este problema es más frecuente entre los jugadores más jóvenes y con menos experiencia. En otras palabras, los que definitivamente no deberían dedicar la mayor parte de su tiempo a las apuestas deportivas. Convertirse en un apostador deportivo exitoso y rentable lleva tiempo.

No se puede forzar; en cambio, es mejor aprender a un ritmo cómodo. Si te lanzas de cabeza a las profundidades, es muy probable que te hundas.

4.- Ganar no es satisfactorio

Conseguir apuestas ganadoras es una sensación satisfactoria. Demuestra que has acertado en tus pronósticos y que has tomado una decisión inteligente. Ganar algo de dinero tampoco está de más.

Sin embargo, a veces los jugadores dejan de sentir una sensación de satisfacción después de ganar las apuestas. En su lugar, sienten una sensación de alivio, como si acabaran de esquivar una bala.

Esta transición se produce por algunas razones en particular:

  • Los jugadores están apostando demasiado dinero
  • Sus apuestas se les van de las manos
  • Han llegado a un punto en el que contemplan lo que supondría una pérdida
  • Las apuestas deportivas se convierten en algo más serio que un mero entretenimiento

Si ya no siente una sensación de satisfacción o deleite después de ganar una apuesta, podría tener un problema que vale la pena investigar.

5.- Perder se siente como el fin del mundo

Dejemos una cosa perfectamente clara: absolutamente nadie disfruta perdiendo apuestas deportivas.

Ver un partido entero y que tu apuesta termine perdiendo es una experiencia miserable. A veces, estas apuestas se reducen a los últimos minutos, lo que lleva a un golpe de tripa insoportable y aparentemente inevitable.

Pero, en circunstancias normales, los apostantes deportivos deben sacudirse estas pérdidas y continuar con su día. Si siente algo más profundo y devastador, podría ser un problema.

Tenga en cuenta que perder apuestas no debería sentirse como el fin del mundo. Si ese es el caso, o estás demasiado apegado emocionalmente a las apuestas o tienes demasiado dinero en riesgo.

Ambas cosas no son un buen augurio para su futuro como apostador deportivo. Cuando perder una apuesta deportiva te pone de un humor terrible y te arruina el día, evalúa cuál es el papel del juego en tu vida.

6.- Sus finanzas se ven gravemente afectadas

Todo apostador serio debería adoptar una estrategia de gestión de fondos que le funcione. Para la mayoría de los apostadores deportivos, eso implica simplemente establecer un presupuesto y ceñirse a él.

Si hace eso reducirás las posibilidades de perder más dinero del que habías previsto. Aun así, puede ser bastante difícil ceñirse a un presupuesto estricto, especialmente si le gusta apostar.

No hay nada malo en gastar de vez en cuando más de la cuenta y sobrepasar tu presupuesto de juego. Un error puntual es una cosa, pero no debería convertirse en algo habitual. Si se excede sistemáticamente de su presupuesto, puede meterse en serios problemas.

La adicción al juego es un problema para millones de personas. No ignore estas señales claras y se permita arruinar sus finanzas.

Las apuestas deportivas online deben tomarse en serio y la adicción al juego no debe tomarse a la ligera.

7.- Actúa por desesperación

Hay algunas etapas por las que pasan los jugadores antes de tocar fondo. Afortunadamente, usted puede reconocer las señales de advertencia mucho antes de llegar a ese punto.

Al principio los jugadores pueden empezar a apostar con mucha más frecuencia que antes. En lugar de enfocar el juego como un pasatiempo, lo consideran un segundo trabajo. Poco a poco, esta obsesión puede salirse de control y obligarle a empezar a apostar por desesperación. Los jugadores deben corregir algunos comportamientos mucho antes de llegar a este punto. La mayoría de las veces, este escenario comienza a desarrollarse cuando los jugadores empiezan a perseguir las pérdidas.

Para aquellos que no estén familiarizados con el término, perseguir las pérdidas implica hacer más apuestas después de perder una o varias. Por lo general, estas apuestas son a medias y no tienen grandes posibilidades de ganar.

Se realizan porque los apostantes quieren recuperar parte de su dinero.

Perseguir las pérdidas es un hábito terrible que rara vez termina bien. En lugar de incurrir en este tipo de comportamiento, ahorre su tiempo y energía e intente retomar el camino al día siguiente.

AMEPPA